Entradas populares

sábado, 30 de octubre de 2010

SIETE LUGARES HERMOSOS PARA CONOCER

Andrés Hurtado García,es el encargado de explicar y mostrar con sus fotos las 7 Maravillas Naturales de Colombia, elegidas por los expertos y por los colombianos.

7 Maravillas Naturales, en su orden, Caño Cristales, Raudal de Jirijirimo, Chiribiquete, Los Cerros de Mavecuri, Parque Nacional Natural Tuparro, Sierra Nevada de Santa Marta y Sierra Nevada del Cocuy o Guicán.“Los siete paisajes más bellos de Colombia tienen relevancia ante el mundo, lo que nos hace sospechar que efectivamente podríamos ser el país más bello del planeta. Y en Colombia tenemos todavía muchos lugares de excepcional belleza y de reconocimiento mundial. Atraídos por conferencias, por fotografías y por artículos míos publicados en Europa han venido, contados uno a uno, 7.500 viajeros ilustrados: todos profesionales, escritores, médicos, fotógrafos, periodistas, filósofos, arquitectos, ingenieros, hasta políticos. Los he llevado o enviado a algunos de estos lugares ”.





“ Tratándose del río más bello del planeta, no es necesario demostrar que sí es el más bello y a la vez el rincón más hermoso de Colombia. Así lo declaré cuando di a conocer a Caño Cristales desde todos los medios masivos de comunicación —televisión, prensa, revistas, conferencias— a Colombia y al mundo. Cada año tengo la suerte de viajar a diferentes países del mundo y siempre hago proyecciones de diapositivas mostrando y

hablando únicamente de lo positivo y lo bello de Colombia, como corresponde a personas bien nacidas y de buena familia. Y que nadie me hable más de Colombia en el extranjero, lo menos es que “me delico.

¿Cómo un río, que ni siquiera es río, sino caño, y cuya longitud no le permite aparecer sino en los mapas de cuasi milimétricas escalas, puede ser el más bello del planeta? Los colores. Sus colores escandalosos. No, no son visos. No es que se pueda decir que según se le mire parece rojo, parece amarillo, parece azul, parece negro. No, los colores son escandalosos. Amarillo, azul y rojo como los colores de nuestra bandera, cuando no está desteñida, cuando está nueva. Verde, ¿Cómo qué? ¿Como la esperanza? ¿Quién ha visto el color verde de la esperanza? Verde como el color de esa masa verde: acumulación, tropel, amontonamiento de vida que es la selva vista desde un avión o desde uno de los cerros que ‘crecen' en ella”.







“Creo, con justa objetividad y patriotismo, que hay raudales más bellos en el mundo. Las Cataratas de Victoria superan en todos los aspectos a Jirijirimo, en grandiosidad, altura, majestuosidad, cantidad de agua. Son el caudal del río Zambeze, en la frontera entre Zimbabwe y Zambia. Pero, ocurre aquí, como en tantas situaciones, lo que los antiguos decían: “Assueta vilescunt”, que en buen romance significa: “las cosas acostumbradas cansan”. En efecto, la fotografía de las Cataratas de Victoria es suficientemente conocida y publicada en todo el planeta, en cambio, nuestro Jirijirimo es prácticamente desconocido, no sólo para el mundo, sino para la inmensa mayoría de los colombianos.

...En ese punto, donde el declive es visible, hay una isla que tiene la forma perfecta de un corazón gigantesco alargado, de 200 metros de largo y 50 de ancho. Esta visión sólo es posible desde el aire. Así fue como conocí a Jirijirimo. Yo oía a gente de la selva, colonos, indígenas, y a uno que otro aventurero, que me hablaban de la cascada. Entonces, pude colarme en la avioneta de unos amigos —no mafiosos, todo hay que confesarlo—, y sobrevolé el gran escenario. Ese momento fue de orgasmo cósmico. La anchura de algunos cientos de metros del río se reduce bruscamente a menos de 100 y se precipita por una cascada en forma de escalones, que tiene 50 metros de altura y se extiende a lo largo de otros 100. La potencia, la bravura, la majestuosidad, la tromba de las aguas es allí imponente ”.







Qué hace Chiribiquete en esta lista y por qué ocupa el tercer lugar entre los siete escenarios más bellos de Colombia? Como en los casos reseñados de Caño Cristales y de Jirijirimo, la importancia en el concierto mundial de este tercer escenario colombiano casi nos excusa de hacer explicaciones, justificaciones y de exponer pruebas en favor de su belleza en el ámbito colombiano. Decenas de informes y de revistas especializadas califican a Chiribiquete como el último mundo perdido por descubrir en el planeta…

¿Cuáles son las cartas de presentación de Chiribiquete para llegar tan alto en el sitial de la belleza? En medio de una planicie cubierta de selva se levantan centenares de picos tabulares, algunos de los cuales alcanzan mil metros sobre el nivel del mar y 700 sobre el piso de la selva. Este erizamiento de cumbres ya de por sí es hermoso. Aumenta el superlativo de la belleza el hecho de que la rala, muy rala vegetación de las cumbres de estas mesas es muy curiosa: sigue líneas circulares, ovaladas, algunas muy alargadas. Se diría que algún demiurgo se divirtió creando las figuras y sembrando en ellas las plantas”.






“En una de las muchas ocasiones que he visitado estos cerros, que son uno de mis lugares preferidos en Colombia y que visito religiosamente todos los años, fui en compañía de unos diplomáticos. El embajador del Reino Unido estaba tan emocionado que dijo que este paisaje era único en el mundo y prometió que iba a escribir un artículo sobre ellos en la revista de la Real Sociedad Geológica de Londres.

Son tres: El Pájaro, El Mono y Mavecuri, y los tres reciben el nombre de Cerros de Mavecuri. En medio de esa planicie casi infinita de la selva, “esposa del silencio, madre de la soledad y de la neblina”, como la llama José Eustasio Rivera en La vorágine, los tres cerros han decidido juntarse y lanzarse desafiantes hacia el cielo. Siempre me he preguntado ¿por qué teniendo la inmensidad de la selva, por qué precisamente se juntan los tres y se alinean a ambas orillas del río. Dos de un lado y el otro exactamente al frente? La respuesta la tiene la geología”.







“En 1977 la zona fue declarada Territorio Faunístico y hoy es Parque Nacional Natural. No sólo Humboldt, incluso piratas de la reina de Inglaterra penetraron por el Orinoco buscando el mítico reino de El Dorado que en esta región llevaba el nombre de Manoa, palabra mágica que se trasmitía de boca en boca en estas soledades y que llegó hasta Europa. Estos aventureros también quedaron fascinados por la majestuosidad del entorno natural. La belleza del parque depende de una sumatoria de factores: los ríos, los raudales, las islas, las piedras, las sabanas, los bosques de galería, los tepuyes, la flora y la fauna

En primer lugar los ríos. El Padre Orinoco, de aguas leonadas, su afluente el Tuparro de aguas verdes, el Tomo tan apacible y hermoso que en la Grecia antigua sería calificado como “el divino Tomo”. Así lo hubiera llamado Homero. El accidente más espectacular delParque Tuparro es el Raudal Maipures que fue creado, según La vorágine, por la indiecita Mapiripana que quería atajar a un misionero que la dejó embarazada y huía por los ríos. La indiecita —sigue diciendo la leyenda— iba creando los raudales para detenerlo. Cuando el misionero salió al Orinoco la indiecita creyó que lo perdía definitivamente, pero haciendo un esfuerzo supremo logró crear este raudal que tiene seis kilómetros de largo y en el cual las aguas forman trombas, chorros, cascadas de infernal fuerza y belleza”.






Tres títulos ostenta orgullosamente nuestra Sierra Nevada de Santa Marta (SNSM), dos mundiales y uno nacional. Ante todo es la montaña litoral más alta del planeta, en otras palabras, es la montaña más alta del mundo a la orilla del mar. Comienza a levantarse desde las playas del Mar Caribe en el Parque Tayrona y se encumbra hasta los 5.770 metros . Esta característica le da categoría mundial y la hace una montaña apetecida para los escaladores.

En la sierra se conjugan diversos factores que le confieren ese grado tan alto en la escala de la belleza. Ante todo los picos nevados, las lagunas, todos los pisos térmicos, todas las agriculturas del trópico, las cascadas, los profundos cañones, la flora y la fauna en la que se destacan los majestuosos cóndores de Los Andes, las aves voladoras más grandes del planeta. La lista continúa con los ríos, 32 en total, de aguas verdes y azules que descienden de las cumbres y que bañan tres zonas muy importantes de Colombia, la bananera de Aracataca, la carbonífera de Cerrejón y la turística de Santa Marta”.





“Así he definido esta sierra que se levanta entre Boyacá, Santander y Arauca: dos hileras de cumbres paralelas, de 25 kilómetros de longitud, ubicadas en el trópico al norte del Ecuador, y orientadas de sur a norte, con alturas que se mantienen sobre los

5.000 metros y con valles andinos en los que numerosas lagunas duermen su sueño glaciar; al oriente la sierra se precipita hacia los Llanos Orientales por pendientes de pavorosa verticalidad, y hacia el occidente desciende en suaves laderas hacia los pueblos de montaña.

Los picos nevados, las impresionantes paredes de escalada, los valles interiores, las lagunas, las cascadas, los valles de frailejones, los paisajes lejanos que desde el Cocuy se divisan tanto hacia los Llanos Orientales como hacia el interior del país, y también los pueblos, aunque estén fuera de los límites del parque, son los ingredientes de la suprema belleza de la sierra. Quizás el elemento natural más relevante de este conjunto sean las lagunas. Se cuentan por decenas”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada